ojo

Hoy vamos a tratar tres de las enfermedades oculares más comunes que se pueden diagnosticar precozmente mediante revisiones rutinarias.

Glaucoma: Es una enfermedad de los ojos que viene provocada por el aumento de la presión intraocular (PIO) y que afecta a la visión periférica. Es una enfermedad silenciosa, ya que al principio no suele presentar síntomas. Por ello hay que controlar la PIO una vez cada uno o dos años, sobre todo si hay algún familiar que lo haya padecido. Además de la PIO hay que revisar el estado del nervio óptico, que es el que se ve afectado por esta enfermedad, pudiendo causar ceguera. La pérdida de visión causada por el glaucoma es irreversible, pero detectado a tiempo y con el tratamiento adecuado se puede conservar la visión.

DMAE (degeneración macular asociada a la edad): La DMAE es una enfermedad degenerativa que afecta sobre todo a la visión central, ya que se ven afectadas las células de la mácula, que es la zona central de la retina. Es más frecuente en personas mayores y se diagnostica con una retinografía que podemos hacer en la óptica. También se puede prevenir con el uso de lentes que nos protejan de la luz azul como son las lentes con tratamiento Crizal Prevencia, que bloquean un 20% de la luz nociva.

Retinopatía diabética: Es la mayor causa de ceguera en pacientes diabéticos entre 20 y 65 años. Es causada por el deterioro de los vasos sanguíneos que irrigan la retina, que se pueden observar también mediante una retinografía. Esta patología cursa con visión borrosa y mala visión nocturna.

Ven a Central Óptica para hacerte una revisión completa o pide cita llamando al 96-666-00-58.